Catálogo de eBooks

PERSONAJES HISTÓRICOS que descubrir en estas novelas

Una novela histórica es aquélla que narra acontecimientos ambientados en circunstancias reales y concretas del pasado, por lo que es frecuente en ellas la aparición de personajes históricos auténticos. Estos últimos años, gracias a brillantes autores, este género ha cobrado aun más importancia.

El escritor suele tomar la época histórica como un telón de fondo sobre el que inventar la trama. Normalmente (siempre hay excepciones), los personajes históricos reales no son los protagonistas, pero podemos aprovechar la lectura para dar un paseo por la Historia y conocer personajes maravillosos que existieron de verdad.

Hoy, te recomendamos algunos, con sus novelas:

Rosalinda Fox

María Dueñas – El tiempo entre costuras

Rosalinda Fox fue una socialité y, según muchos, espía británica inmortalizada por María Dueñas con su novela ‘El tiempo entre costuras’, un best seller que dio paso a una serie televisiva.

Rosalinda nació en una de esas familias tan típicas en el Imperio británico que, en la primera mitad del siglo xx, vivían a caballo entre la metrópoli y las colonias. Su padre, ingeniero que había trabajado en la India,
antes de volver a Inglaterra casó a Rosalinda, quien tan solo tenía dieciséis años, con un acaudalado comerciante con negocios en esa gran colonia. Al poco tiempo, Rosalinda enfermó de tuberculosis bovina. 

Rosalinda Fox fue de esas personas que tuvo la suerte de vivir en los sitios más apasionantes de cada momento. Estuvo en los juegos olímpicos de Alemania antes de la Guerra y allí conoció al general Sanjurjo, con el que volvió a coincidir en Portugal, país al que se marchó Rosalinda desde Inglaterra buscando buen tiempo y una colonia inglesa.

Cuando Estoril se puso demasiado caro, llegó a Tánger y allí fue donde, en 1938, se consumó el romance con Beigbeder, mucho mayor que ella, feúcho y apasionado del Magreb. En su libro, nunca dice que fue espía pero basta con leer entrelíneas. Puede ser que se acercara al militar franquista por mero interés pero aquello se convirtió en una apasionada historia de amor.

Lee más sobre ella en El tiempo entre costuras.

Isabel Zendal

Javier Moro – A flor de piel

Isabel Zendal Gómez fue una enfermera y rectora del Orfanato de la Caridad de La Coruña. Participó en la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna de Francisco Xavier Balmis cuidando de los 22 niños de la Casa de Expósitos de La Coruña que viajaron a América, con edades de entre 3 y 9 años, y de los 26 que fueron a Filipinas, durante los 10 años que duró la expedición para llevar la vacuna de la viruela a los territorios españoles de ultramar. Considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la primera enfermera de la historia en misión internacional.

El escritor y periodista Javier Moro escribió en 2015 una fantástica novela sobre la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna llamada A flor de piel. Una novela llena de aventuras donde la figura principal es Isabel Zendal y sus viajes por las colonias españolas portando la vacuna de la temida viruela.

Julia Domna

Santiago Posteguillo – Yo, Julia

Julia Domna fue una emperatriz consorte romana desde 193 a 211. Nació en Emesa, actual Homs en Siria, en el seno de una familia árabe de sacerdotes del dios El-Gabal. Se casó con Septimio Severo en algún momento en la década de 180. En 193 estalló una guerra civil en Roma por el trono del imperio y poco después Severo se autoproclamó emperador. El conflicto terminó en 197 con la derrota de todos los oponentes de Septimio Severo.

A diferencia de la mayoría de las consortes de emperadores romanos, Julia acompañó a su marido en las campañas militares y acampó con las legiones. En esta época, le concedieron varios títulos honorarios como mater castrorum, madre de los campamentos legionarios, mater Augustus, madre del Augusto, y mater patriae, madre de la patria. Fue respetada y bien valorada durante la mayor parte de su reinado, evidencia de lo cual son las monedas que se acuñaron con su efigie en las que se la menciona con sus títulos o simplemente como «Julia Augusta». Superó a todas las emperatrices romanas en títulos y honores.

Julia Domna es recordada por animar al escritor Filóstrato de Atenas a escribir Vida de Apolonio de Tiana.​ Se cree que Julia murió antes de ver acabada esta magna obra de ocho volúmenes.​ La emperatriz también influyó en la moda romana e introdujo en Roma el uso de pelucas, una moda asiria. Lee su historia en Yo, Julia.

 

Alfonso VII y Leonor de Inglaterra

Peridis – La maldición de la reina Leonor

Corre el año del Señor de 1184 y en una Castilla próspera y en paz reinan don Alfonso, el VIII de su nombre, y doña Leonor de Inglaterra. Sería el momento de disfrutar de todo lo alcanzado si no fuera porque la reina no consigue alumbrar al heredero varón que dé continuidad a la dinastía. Tras dos partos desgraciados, Leonor, una extranjera en su propia corte, se convence de que su desgracia es el castigo divino por el amor adúltero que mantiene el rey con Raquel, la hermosa judía de Toledo. La reina, loca de celos e ira, urde una trama para librarse de su rival… Lo que no sabe es que la venganza siempre deja víctimas inesperadas.

Así comienza una historia que abarca los treinta años más importantes de nuestra Edad Media, en los que los lazos con las cortes europeas eran más fuertes de lo que nos han contado, las rivalidades entre los reinos cristianos más enconadas de lo imaginable y en los que, tras siglos de lucha contra los musulmanes, aún estaba todo por decidir en la Reconquista.

Lee más de esta historia contada por Peridis en La maldición de la reina Leonor.

Cayetana de Alba

Carmen Posadas – La hija de Cayetana

María del Pilar Teresa Cayetana de Silva Álvarez de Toledo y Silva-Bazán fue una noble española, XIII duquesa de Alba de Tormes por derecho propio y grande de España.

Cayetana fue una de las primeras mecenas del pintor español Francisco de Goya y la mujer más controvertida de su época, debido a su hermosura, riqueza, sensualidad y vida liberal.

La vida de la aristócrata fue una constante trama de historias propias de la literatura novelada. Hay quienes le atribuyeron un romance con Goya, quien la retrató en varios de sus cuadros y quien se sintió desengañado por su carácter caprichoso. Algunos, en cambio, negaron cualquier posibilidad de relación amorosa entre ellos, por la desigualdad social que les separaba. Otros apuntaron a que posó para el cuadro La maja desnuda, aunque se va imponiendo la convicción de que la modelo fue Pepita Tudó, amante del favorito Manuel Godoy y luego su segunda esposa. Esta hipótesis es la más creíble ya que fue Godoy quien le encargó la pintura a Goya y fue su primer propietario conocido; por otro lado, el aspecto de la duquesa (conocido por varios retratos) difiere de la maja, de estatura más baja y formas más redondeadas.

Los datos reales y los novelescos se entremezclaron en la biografía de la duquesa. Se ha sostenido que sentía atracción por toreros y demás hombres de condición social inferior, y que incluso salía por las noches, vestida de maja, para disfrutar de diversiones vedadas a las damas respetables.

Cayetana, si bien no tuvo descendencia directa, al final de sus años adoptó a una niña, a la que llamó María de la Luz. Su historia la cuenta Carmen Posadas en la novela La hija de Cayetana.

Mary Bryant

Lesley Pearse – El increíble viaje de Mary Bryant

EL INCREÍBLE VIAJE DE MARY BRYANT - PEARSE LESLEY - Sinopsis del ...

En la Inglaterra de 1786, algo tan sencillo como el robo de un sombrero podía acabar con una sentencia a muerte. La joven Mary Bryant, hija de humildes pescadores de Cornwalles, está resignada a su triste destino cuando le notifican que, en vez de la horca, le espera el destierro en la primera colonia británica en Australia, al otro lado del mundo. Durante el largo viaje, Mary aprende a sobrevivir y logra llamar la atención del apuesto teniente Tench.

Cuando por fin llegan a su destino, el panorama es desolador: una tierra árida, sin recursos, donde reclusos y soldados recurren a la violencia más salvaje. Mary encuentra apoyo en Will, un preso valiente y decidido, y ambos crean algo pare­cido a una familia. Pero cuando el hambre les amenaza, deben tomar una decisión radical: una peligrosa huida a través del océano, en busca de la libertad… El increíble viaje de Mary Bryant nos habla de coraje, determinación, amor… y nos muestra una realidad de un tiempo duro y despiadado, en el que solo los más decididos podían mantener la esperanza.

Lina Codina y Serguéi Prokofiev

Reyes Monforte – Una pasión rusa

Lina Prokofiev, madrileña, sofisticada y de exquisita educación, se hizo internacional al casarse con el mundialmente conocido compositor ucraniano Serguéi Prokófiev, fue sentenciada a cumplir 20 años de trabajos forzados en el gulag de Abez. 

Su vida transcurría plácida en París hasta que él se dejó seducir por Stalin y regresaron a la URSS. Allí, su cosmopolitismo y su encanto eran una amenaza. En 1948 fue condenada a veinte años de trabajos forzados. 

Durante los 21 años en que Lina Prokófiev sobrevivió fuera del gulag hasta su muerte evitó en lo posible hablar de su encierro en el campo de concentración. A lo sumo se refería a su desgracia como «el Norte», congelando aquella experiencia de humillación y frío en la retaguardia de su memoria. Nacida en Madrid en 1898 como Carolina Codina, Lina fue la hija única de Juan Codina, un cantante de ópera catalán, y de Olga Nemiskaia, una aristócrata de Varsovia con sangre alsaciana. En 1948, el régimen soviético la condenó a veinte años de trabajos forzados en un campo de concentración más allá del Círculo Polar Ártico. ¿Su delito? Espionaje, una acusación “fabricada” que el estalinismo utilizó como comodín para librarse de los extranjeros durante las purgas. Lina tenía una personalidad incómoda para el régimen: cantante de profesión, era cosmopolita, se había educado como una mujer libre, dominaba seis idiomas, era muy elegante y solían invitarla a las recepciones en las embajadas de Moscú por ser la esposa extranjera de una gloria nacional, el compositor Serguéi Prokófiev.

Descubre la apasionante vida de la española Lina Codina, casada con el gran compositor Prokófiev, a través de la novela de Reyes Monforte. Del glamour del París de los años 20 al horror de los campos de concentración de Stalin. Una pasión rusa.