Catálogo de eBooks

Los PERSONAJES MÁS MÍTICOS de la literatura

Hay personajes que nos marcan. Algunos, incluso, sobrepasan la fama de sus propios autores. Nos reflejamos en ellos, nos divertimos y lloramos con ellos. Se convierten en nuestros amigos en esta aventura mágica que es leer. En este post, a modo de homenaje, hemos recopilado algunos de los protagonistas más míticos de obras que han marcado un antes y un después en la literatura. ¡No te pierdas la lista completa!

 

El Principito
Antoine De Sant-Exupéry

Fábula mítica y relato filosófico que interroga acerca de la relación del ser humano con su prójimo y con el mundo, El Principito concentra, con maravillosa simplicidad, la constante reflexión de Saint-Exupéry sobre la amistad, el amor, la responsabilidad y el sentido de la vida.

“Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni un mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días.

La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de todatierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del océano. Imaginaos, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía:

-Por favor… ¡dibújame un cordero!

-¿Eh!?

-Dibújame un cordero…”

 

Las aventuras de Sherlock Holmes
Arthur Conan Doyle

El detective excéntrico, favorito de todos, vuelve en este nuevo compendio de aventuras misceláneas y misterios por resolver. Junto a su fiel amigo, y quizás el único, el Dr. Watson, quien se dedica a narrar estos inusuales casos, se encamina por toda Inglaterra para resolver, con sus métodos no convencionales, los misterios más extraños que llegan a la puerta de su casa, en la famosa Baker Street. Las aventuras de Sherlock Holmes, con las exquisitas palabras de Arthur Conan Doyle, te dejarán en un nivel de suspenso tan alto que te será imposible dejar de lado a este perspicaz inglés.

 

Alicia en el país de las Maravillas
Lewis Carroll

Cualquiera que haya seguido a Alicia en su viaje estará encantado de repetirlo con esta exclusiva edición ilustrada por Júlia Sardà. Este es el único libro que demuestra que vale la pena seguir los consejos de una oruga. Nos lleva a un mundo donde lo más sensato es dejarse arrastrar por la lógica absurda y mágica que comparten dodos y langostas, mininos que se desvanecen y falsas tortugas. Por eso –y por otras mil razones- nunca dejará de cautivar a lectores de todas las edades. Dalí, Tim Burton o John Lennon son solo algunos de los ilustres visitantes del País de las Maravillas. ¿A qué esperas tú para dejarte caer por la madriguera del Conejo Blanco?

 

Frankenstein
Mary Shelley

El verano de 1816, cinco personas, entre ellas los famosos poetas Lord Byron y Percy B. Shelley, se confinaron en una villa próxima al lago Lemán y se entregaron a un juego literario consistente en idear el cuento más espantoso que se pudiera imaginar. Aquella noche Mary Shelley, con solo diecinueve años, concibió una historia aterradora y maravillosa, cuyo objetivo radicaba en que “el lector tuviera pavor a mirar a su alrededor, que le helara la sangre y acelerara los latidos de su corazón”: Frankenstein.

 

Jane Eyre
Charlotte Brontë

De Jane Eyre, ciertamente una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, solemos conservar la imagen ultra romántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico e imponente patrón, todo en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y olvidarnos que, antes y después de la relación central con el abismal, sardónico y volcánico señor Rochester, Jane Eyre tiene otras relaciones, otras historias: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, años de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, e incluso remansos de paz familiar y nuevas –aunque engañosas- proposiciones de matrimonio. Olvidamos, en fin, que la novela es todo un libro de la vida, una confesión certera y severísima –rotundamente crítica- de un completo itinerario espiritual, y una exhaustiva ilustración de lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la “llama cautiva” entre los extremos que forman su naturaleza.

 

Anna Karénina
Lev Nikolaevich Tolstoi

La sola mención del nombre de sugiere inmediatamente dos grandes temas de la novela decimonónica: pasión y adulterio. Pero, si bien es cierto que la novela, como decía Nabokov, “es una de las más grandes historias de amor de la literatura universal”, baste recordar su celebérrimo comienzo para comprender que va mucho más allá:” Todas las familias felices se parecen; las desdichadas lo son cada una a su modo”.

Anna Karénina, que Tolstói empezó a escribir en 1873 y no vería publicada en forma de libro hasta 1878, es una exhaustiva disquisición sobre la institución familiar y, quizá, ante todo, como dice Víctor Gallego (autor de esta nueva traducción), “una fábula sobre la búsqueda de la felicidad”.

La idea de que la felicidad no consiste en la satisfacción de los deseos preside la detallada descripción de una galería espléndida de personajes que conocen la incertidumbre y la decepción, el vértigo y el tedio, los mayores placeres y las más tristes miserias.

***

Lee estas novelas y 50.000 eBooks más con tu suscripión a Nubico. Haz clic aquí para probar tus 15 días gratis.