Los españoles aprueban en conocimientos sobre ‘El Quijote’

  • El 84% de los participantes superan el cuestionario sobre ‘El Quijote’ y Cervantes de Nubico con motivo del cuarto centenario de la muerte del autor complutense, con una nota media de 6,13.


Madrid, 7 de junio de 2016.-
Uno de cada cinco españoles asegura haber leído ‘El Quijote’, pero muchos más demuestran tener conocimientos sobre la obra más allá de su título y protagonistas. De entre más de 600 participantes, el 84% ha conseguido aprobar el cuestionario diseñado por Nubico, la plataforma de lectura digital de referencia bajo el modelo de suscripción de Telefónica y Círculo de Lectores, en el que se hacían preguntas sobre detalles de la novela y su autor, Miguel de Cervantes, con diferentes niveles de dificultad.

figura-de-don-quijote-y-sancho-panza-atardecer

Casi todos los participantes han acertado las preguntas más sencillas, como el nombre del caballo de Don Quijote o qué eran los gigantes a los que se enfrentaba el Ingenioso Hidalgo, pero no han tenido tanto éxito con otras de mayor dificultad, como cuál es el nombre de aquel lugar de La Mancha del cual el narrador no quería acordarse. Sólo uno de cada tres ha sido capaz de ubicar correctamente el inicio de la novela, en Villanueva de los infantes.

El 67% ha podido identificar a Dulcinea del Toboso con su verdadero nombre, Aldonza Lorenzo, y el 78% sabe que Rucio, el fiel compañero de Sancho Panza, era un asno. En general, los participantes han acertado en aquellas preguntas cuyas respuestas pueden descubrirse durante la lectura de la obra, pero no aquellas que requieren una investigación más profunda. Por ejemplo, sólo uno de cada cuatro sabe que Cervantes bautizó a su personaje como Alonso Quijano porque ese era el nombre del tío de su mujer, Catalina Salazar y Palacios, y casi la mitad desconoce las dos acepciones con las que la palabra “quijote” aparece en el diccionario de la RAE.

A pesar de estos fallos, queda patente a través de los datos que ‘Don Quijote de la Mancha’ es una obra que ha dejado su impronta en el imaginario colectivo, hasta el punto de que personas que no se lo han leído son capaces de identificar detalles concretos de su historia y personajes. Este impacto cultural demuestra que, en el 400º aniversario de la muerte de su autor, la obra más importante de la literatura en lengua española sigue más viva que nunca.