Pilar Eyre: “Cuando escribo me retiro a un país de una sola persona en el que soy feliz”

IMG_7856-Editar

Le hubiera gustado crear el personaje de Madame Bovary, reconoce sus defectos (susceptible, competitiva, cursi, sensiblera… y algunos más) pero le da vergüenza hablar de sus virtudes. Menos de ellas, Pilar Eyre ha hablado de casi todo en el encuentro digital realizado en el Facebook de Nubico: del oficio de escritor, del amor… Durante una hora ha respondido a medio centenar de preguntas entre las realizadas por los lectores.

La autora, que ha publicado recientemente Nomeolvides, la segunda parte del finalista del Premio Planeta 2014 Mi color favorito es verte (ambos basados en una experiencia personal), ha reconocido que fue una decepción no alzarse con el galardón, aunque ahora se siente muy agradecida a la editorial por haber creído en ella y en el libro. La novela, dice, “fue un grito desesperado”, un regalo que hizo al hombre que la inspiró y con el que vivió una muy corta pero intensa historia de amor.

¿Cómo surgió la idea de pasar una vivencia personal al papel? “No fui yo quien me di cuenta”, reconoce. “No podía trabajar ni escribir, en realidad, no podía casi vivir, y cuándo le conté a mi hijo lo que me pasaba, me dijo, pero si ahí tienes una novela de ‘pm’, ¡ponte a escribir!”

Escribir acerca de una historia de amor tan personal le hizo rememorar tanto los buenos como los malos momentos vividos. “En los buenos era fantástico, bailaba, cantaba, me reía… Y en los malos cogía el ratón del ordenador y lo tiraba al suelo, se desperdigaban las pilas por la habitación, hundía la cabeza en las manos y me echaba a llorar.”

Ha asegurado que con Nomeolvides llega el final de la historia con Sebastien, aunque no lo dice pesarosa, pues reconoce que si algo le ha quedado de las historias de amor vividas, es que  las penas de amor no matan: “Aunque parezca mentira, las superamos, nos curamos y seguimos viviendo (e incluso nos volvemos a enamorar).”

El oficio de la escritura

Su visión del oficio de la escritura también ha acaparado el interés de los participantes del encuentro, que han podido saber que Pilar Eyre casi nació periodista. A los 4 años ya apuntaba maneras cuando se disfrazaba de periodista y nunca ha concebido otra profesión. “Es como si me preguntaras que sentirías si hubieras nacido en Marte o si fueras un pez en lugar de una persona”, ha asegurado.

A los aprendices de escritores les recomienda leer mucho y ser sinceros y no pretenciosos, además de contar cosas que sean verosímiles y tener una trama. “Y trabajar mucho, no te fíes de la inspiración, trabaja muchos los textos.”

Ella reconoce que cuando las historias le llegan, le llegan y no puede dejar de escribir: “Es algo físico, al menos para mí… surge una historia en mi cabeza y cuando estoy preparada, siento un hormigueo en los dedos y haga lo que haga a partir de entonces, sé que voy a pensar ‘ojalá estuviera escribiendo en lugar de estar aquí’.” Asegura que escribirá hasta que se muera y resume su pasión con una frase muy esclarecedora: “Cuando escribo me retiro a un país de una sola persona en el que soy feliz.”

¡No te pierdas el encuentro íntegro en nuestro canal de Facebook!

Lee en Nubico más libros de la autora.

(foto: Pedro Cobos)