¿Por qué nos enamoran los galanes de las novelas románticas?

Hay protagonistas masculinos que te atraviesan como una flecha y te mantienen sujeta desde la primera hasta la última página del libro. Nos fascinan y enamoran como a sus parejas de ficción. Pero, ¿qué suelen tener en común todos ellos? ¿Existe un patrón en cuestión de galanes? Hoy, los analizamos para ti:

  • Atractivo físico:

Aunque la belleza está en el interior, a nadie le amarga un dulce. Estos hombres, cada uno a su manera, son siempre muy apuestos. Más guapo que Kilian, el protagonista de Palmeras en la nieve de Luz Gabás, hay pocos.

  • Mucha experiencia con mujeres:

Con estos héroes se recurre a su potencia sexual para reforzar su virilidad y fertilidad. A veces el propio personaje decide no acostarse con mujeres porque no le es necesario para encontrar al amor verdadero. Donovan, el protagonista de Manhattan Crazy Love de Cristina Prada, era un casanova reconocido cuando comienza la historia.

  • Carácter dominante:

Suelen ser celosos, algo posesivos y bastante controladores. Estos rasgos se suelen concebir como negativos en las relaciones de hoy en día, pero cuando lo lees en una novela bien contextualizado, debemos admitir que nos parecen un poco tiernos. En esta categoría está claramente Hardin, protagonista masculino de la serie After de Anna Todd.

  • Gran carrera laboral:

Que tengan una carrera importante y sean agresivos y seguros en su vida laboral nos da la sensación de que es un hombre que sabe lo que quiere, que es ambicioso e inteligente y que nada le para para conseguir sus objetivos. En la novela Elijo elegir de Ana Forner, Philip Jones es un ejecutivo publicitario de éxito portada del New York Times.

  • Experiencias complicadas:

Suelen tener alguna historia difícil que les ha marcado de alguna manera: infancias complicadas, relaciones pasadas muy dolorosas, abandonos familiares, enfermedades, etc. Algo que da un puntito de ternura a su historia y nos hacen disculpar sus “defectillos”. Un ejemplo en toda regla es Gideon Cross, protagonista de la serie Crossfire de Sylvia Day.

  • Cambio durante la historia:

Lo cierto es que estos galanes siempre sufren una evolución impresionante a medida que nosotras vamos pasando las páginas: el hombre frío e insensible pasa a ser abierto y cariñoso, el que no quería una relación estable se arrodilla y declara su amor. Con el cambio que dan, nos enamoran más todavía, como Matt de La chica de servicio” de Patricia Geller.

  • Gestos románticos impresionantes:

Son capaces de llenar un estadio para pedirle matrimonio a su amada, o traer a su grupo favorito a una fiesta, o aparecer en su trabajo con un ramo para declararle su amor. Cosas que sabemos que ningun hombre de la vida real podría hacer, que adoramos y que desearíamos que nos pasasen a nosotras aunque dudemos que ese día llegue.

Sin embargo, para eso leemos novelas románticas, ¿no os parece?

Si te ha gustado nuestro perfil de protagonista masculino de la novela romántica, no te pierdas nuestra sección de títulos románticos para descubrir si decimos la verdad.